Loading...
es

Blog de Maryoly

Mi nombre es  Maryoly, en acuerdo con mi novio Claudio quien me ha convencido de experimentar y relatar nuestros sucesos, describiré tal vez, lo más breve posible una vivencia que, disfrute demasiado, aun cuando no estaba en acuerdo con él.

Soy de Viña del Mar tengo 31 años, de 1,68 metros de altura test blanca, pelo largo, delgada, medidas anatómicas 90-62-88 aproximadamente, si bien antes de conocer a Claudio en la época universitaria solía vestir mas rescatada, ahora lo hago de una forma más provocativa, ya que a él le enceta eso y debo reconocer que me siento cómoda. Por lo general siempre me está regalando prendas de vestir, me regalonea constantemente y en verdad me encanta su forma de ser, de lo contrario no llevaríamos 7 años juntos.

Esta situación me recuerda un dicho popular “Tanto va el cántaro al agua que termina por romperse”

Claudio por lo general, en nuestras conversaciones eróticas, siempre me comenta de sus fantasías sexuales y yo las mías de las cuales ya hemos realizadas algunas produciéndonos bastante morbo, confianza y sobretodo potenciar nuestro amor de pareja. Sin embargo Claudio en estas conversaciones y en el sexo me decía que tenía la fantasía de saber que me acuesto con otro y compartirme con otro hombre en un trió, a lo que yo le respondía que no,  pero en la intimidad  fantaseábamos con eso para darle más intensidad a la relación.

Pasamos mucho tiempo fantaseando y así llegaba una vez más el cumpleaños de Claudio 13 de Febrero que este año, callo día lunes, para lo cual teníamos una tradición de preguntar que se quería de regalo. Nunca imagine lo que me pediría este año ya que siempre pedíamos cosas donde participábamos ambos. Quede pasmada cuando me solicitó de regalo que le cumpliera la fantasía de saber que me acosté con otro mino,  pensé que era una broma y me dijo que no, que era enserio. Y me insistió ante mi negativa que eso era lo que quería, ya esto se convertía en una discusión y terminamos enojados.  Una vez sola en mi pieza y de tanto pensar decidí darle ese regalo, pero no sería con cualquier hombre, sería con Jose un amigo de mi hermano y contador del negocio de mis padres, a quien era la única persona que Claudio le tenía celos, por cómo me miraba y por los comentarios que le decía mi humano sobre Jose, que me encontraba linda.  Además Jose era un chico hermoso, buen físico, simpático de mucha confianza en mi hogar  y decir que en más de una ocasión lo sorprendí mirándome con ojos de algo más.

Le mande un mensaje a Claudio diciéndole que le daría su regalo, que si estaba seguro de esto, el me respondió que sí, me pregunto con quien y cuando sería, a lo que le conteste que será un regalo sorpresa que sería lo más pronto posible.

Empecé a planear como podría hacerlo, esa imaginación me empezó a poner ganosa y me humedecía.  En esa semana mis papas estaban de vacaciones en su parcela y mi hermano se quedaba en casa de su novia, por ende quedaba sola esa semana en el departamento. Durante el día en mi trabajo pensaba en como lo haría, me ponía muy caliente la situación, primero decidí mandarle un mensaje a Jose en el cual le decía que si podía ir al departamento a buscar un encargo que había dejado mi padre para él, me contesto que sí, que pasaría cerca de las 21:00 hrs. Lo segundo fue pensar en cómo lo haría para llegar a  ese momento y pensé mejor que fuese todo a lo que se diera, pero que sí, me trataría de vestir los mas provocador posible, esa tarde llegue a casa me bañe, me maquille pero no tan producida, me realice un peinado sencillo, me puse un calzón negro una mini de jins muy corta y una sudadera verde escotada, se me marcaban un poco los pezones pero no le di más importancia.

Me senté a ver TV mientras llegaba Jose y aproveche de enviarle unos mensajes y fotos  a Claudio, y volví a preguntarle si estaba seguro de su regalo, me dijo que si, el percibió que ese día lo haría,  por sus preguntas,  lo que no le dije, era con quien,  en eso sonó el timbre, me puse nerviosa, solo atine a parame y abrir, era Jose se veía muy rico la verdad o sería que la morbosidad me tenia caliente, nos saludamos con un beso en la mejilla su mirada se fijo en mis pechos lo pude notar.  Lo invite a pasar y sentarse, ya en el sofás le ofrecí algo para beber, me contesto  solo agua, me levante pase por delante de él para ir a la cocina mi intuición me decía que me estaba mirando y deje caer mi pulsera para agacharme y dejarlo ver algo mas, lo hice rápido para que no resultara tan actuado, en la cocina me sentía nerviosa y excitada, no lograba asimilar lo que estaba pasando pero me gustaba, regrese con dos vasos de agua y algo para picar, me agache delante de él para dejar las cosas en la mesa de centro, no dejaba de mirarme los pechos y hablar para tener la escusa de mirarme, me senté nuevamente a su lado, cruce las piernas, la mini se me subía demasiado, mis pezones creo crecieron por la excitación que tenia, me sentía muy nerviosa pero trataba de disimularlo, así estuvimos conversando y comentando un buen rato. Jose no perdía oportunidad de mirarme entera, en eso sonó mi celular era Claudio que me mandaba un mensaje que decía, ¿Qué estaba haciendo? Ya de una le respondí que estaba conversando con José en el depa, que estábamos solos y que le daría su regalo, me escribió que no me creía, pues si no me crees te mandare una foto, mientras el dialogo con Jose continuaba, Jose me pidió si podía usar el baño, le conteste que si, cuando se paro y camino dándome la espalda le saque una foto y se la mande a Claudio. Por última vez le pregunte ¿estás seguro que quieres tu regalo? Si me contesto pero no con Jose,  ok, le conteste hoy tendrás tu regalo, no te creo me dijo, pues créelo y estate  atento para que veas lo real que será.

Jose regreso del baño, me dijo que debía irse, que ya era tarde, que si podía pasarle los documentos, pues ya los tenía sobre la mesa, me estire los más posible sobre la mesa para alcanzar los papeles y dejarlo ver lo mas que pudiera pero todo esto no fue suficiente para romper el hielo, lo acompañe a la puerta y en esos 5 a 10 paso de llegar me dijo, Mimi con todo respeto, pero te ves muy linda, sonreí le dije gracias por el piropo, nos dimos un beso en la mejilla y se fue, cerré la puerta por dentro y respire profundo, pensaba que ya no funciono, mi celular sonaba y sonaba era Claudio impaciente preguntándome cosas, le tuve que decir que Jose se había  marchado y que nada paso, que había quedado muy caliente, que solo quería y pensaba en tenerlo adentro, Claudio se reía y me decía que aun le debía su regalo, no habían pasado más de 2 a 3 minutos de cuando se fue Jose y mi conversación con Claudio cuando de repente entra un mensaje de José que decía, Mimi, te puedo decir algo sin que te enojes, pues dime le conteste, pero de verdad no te enejas, no, dime tenemos confianza, bueno es que tus pechos me tenían loco y una carita de vergüenza, jajajajaja le respondí mas caritas de vergüenza, disculpa lo atrevido, pero debía decírtelo, y por qué no me lo dijiste de frente,  me daba vergüenza, y como no te daba vergüenza mirarme tanto jajajajajaj, donde estas le dije, abajo en recepción, porque no me lo dices a la cara, ya en ese momento me tocaba sola, estaba muy mojada, estás segura que quieras que te lo diga, si, pues bien te lo diré, y dejo de estar en línea, mientras Claudio mandaba y mandaba mensajes, pensé que ya se había ido, me senté a tocarme un momento y sonó el timbre, quede paralizada, no sabía qué hacer fueron unos 5 segundos paralizada, volvió a tocar pero esta vez la puerta, me levante le abrí, nos miramos a los ojos y me dijo, bueno te vengo a decir de frente lo que me pediste, risas sarcásticas salían de mi boca, pues dale, me miro y dijo  “tus pechos me tienen loco” no aguante y me tire sobre él lo abrase del cuello y le di un beso el me abraso de la cintura, nos besamos desesperadamente puede sentir inmediatamente la erección de Jose, me pasaba las manos por la espalda debajo de la sudadera , era una sensación maravillosa, cerramos la puerta como pudimos la pasión estaba desenfrenada, me tocaba entera, yo dejaba que hiciera lo que quisiese, besándonos nos acercamos al sofás y nos tumbamos, me metía mano por debajo de la mini falda me besaba el cuello me manoseaba los pechos, por mi parte le tocaba su paquete que estaba muy parado.

Me tomo, me sentó sobre él, lo abrase con mis piernas alrededor de su cinturas con mis manos su cuello, mientras el localmente me chupaba los pechos y sus manos en mis trasero, cada chupada me soltaba un gemido, estaba muy entregada, corría de apoco mi calzón y con sus dedos me tocaba, me sentía demasiado húmeda, mas aun cuando en las cabalgadas lo sentía duro bajo su pantalón, no sé cómo pero Jose saco su paquete del pantalón y lo puso en la entrada de mi vagina, estaba tan húmeda que se una sola cabalgada entro, produciéndome un tremendo placer que llegue a arquear la espalda, entre tanta cabalgada pude desbotonar y sacarle la camisa a Jose y de igual modo me saque la sudadera, era tan rico sentir los cuerpos más aun los besos en mis pechos y pezones, así estuvimos por un buen rato, mientras él me besaba toda manoseaba mi trasero y metía un dedo en mi ano. Luego de un momento me pare y me baje la mini falda para quedar en calzones. Me arrodille delante de Jose quien aun estaba sentado, de apoco empecé a desbotonar su pantalón y sacarlo, quedo solo en slip, su pico se marcaba todo, de apoco fui besándolo sobre el slip, el solo me tocaba el pelo y me pedía que se lo chupara, poco a poco fui bajando su slip hasta tener tenerlo a mi vista, era maravilloso, erecto, recto, grueso, lo fui besando y metiendo en mi boca, masajeando sus testículos que eran de gran tamaño, se los chupe, los metía en mi boca hasta dejarlos bien mojados, pensaba que como a Claudio le gustaba eso, porque a Jose no, estuve cerca de 10 minutos entre chupadas, besos y pasadas de lengua, luego me tomo, me puso en 4 sobre el sofás corrió mi calzón y pasaba su lengua por todos lados, sobretodo en mi ano, era genial, como me tocaba, como me pasaba la lengua, como me chupaba, como introducía se lengua en mi ano, luego empezó a pasarme el pico por entre mis cachetes, eso me volvía loca hasta quedar en la entrada de mi vagina, fue entrando de apoco, me tenía enferma de caliente, me tomaba de las cederás de los pechos, tiraba mi pelo largo, me metía un dedo atrás, estaba totalmente entregada a él,  luego sentía que nuevamente me pasaba el pico de arriba abajo, hasta quedar en mi ano y me pregunto “me dejas entrar por hay mimi” le conteste
“ haz lo que tú quieras” Que putita eres mimi, acaso así no te dice Claudio, ahora serás mi putita, no te imaginas desde cuando te quiero y tratar así, hazlo ahora que puedes, lo fue metiendo de apoco mientras con sus dedos tocaba mi vagina y la otra me tocaba los pechos, me relajo de tal manera que no sentí dolor al contrario, solo placer, cada embestida era un gemido de placer. no fue mucho más lo que pudo aguantar y me lo hiso saber, le dije que no se aguantara que acabara, sus últimas embestidas fueron muy profundas lo que provoco que casi nos fuéramos cortado al mismo tiempo, fue una sensación indescriptible de placer, solo comprados con los orgasmos que Claudio sabia sacarme.  Jose quedo rendido sentado en el sofá, yo aun estaba muy caliente, así que se lo tome con las manos y lo limpie con mi boca, estaba totalmente desinhibida. Luego  fui a la cocina por agua para ambos y me estire con mi cabeza en su muslo, conversamos el me acariciaba mi pelo luego de cinco minutos me dijo que debía irse, le propuse que se quedara a pasar la noche conmigo y para convencerlo le di unas chupadas mas, me decía que era una putita encantadora que haría todo lo que yo quisiera esa noche.

Le dije que fuéramos a mi pieza que ya era tarde que debíamos dormir, mientras el usaba el servicio aproveche de mirar mi celular que tenía cerca de 100 mensajes de Claudio obviamente no lie todo, solo le dije que su regalo esta cumplido, al parecer estaba pegado al celular por que de inmediato me  escribió que no me creía, le envié una foto de cómo estaba, de mi calzón mojado y del slip de Jose, seguía sin creerme y le conteste que me tomaría unas foto chupándoselo y tirando con él y deje mi teléfono, Jose salió del servicio y le dije que pasara a mi pieza que se acostara, yo entre al servicio para bañarme, luego entre a mi pieza y él estaba sentado en mi cama, me tire sobre él y le dije que se relajara que nadie llegaría,. Le pregunte luego de conversar un buen momento ¡Sácame una foto! Me respondió que sí, ya con eso pudimos entrar en la confianza de tomar algunas imágenes haciendo cosas y me dijo ¿Por qué no te tomas una con mi pico en tu boca? Entre risas y más cosas nuevamente el pico de Jose tomo su tamaño era tan rico, así que nos tomamos unas fotos yo chupándoselo, sentada sobre él, el detrás de mí,   algunas de las cuales aproveche de mandárselas a Claudio, de lo cual me extendería demasiado si comento lo que me decía,  fue tan excitante la sección de fotos que me empezó a dar un sexo oral por todo el cuerpo, pechos, vajina, ano, piernas, no dejo nada sin besar, que me hizo irme cortada, pero la calentura aun perseguía, lo estire y esta vez fue mi turno de darle un rico sexo oral, se lo chupe desesperadamente, luego me senté sobre el de frente mi posición favorita, lo sentía muy profundo, mientras Jose chupaba mis pechos, luego me tumbo sobre la cama y se puso sobre mí, llevo mis piernas a su hombro y me penetro de una manera salvaje, no sé como duraba tanto, pero me encantaba, posición siguiente se puso detrás de mí tipo cucharita, era tan delicioso sentirlo entrar y salir mientras sus manos tocaba mis pechos y me decía “ te gusta putita” si me encanta no pares, con eso aceleraba las envestidas lo que me provocaba gemidos cada vez más fuertes,  luego nuevamente empezó con el juego de pasarlo entre mis cachetes hasta quedar a la entrada de mi ano, la diferencia que esta vez no me pregunto nada, solo fue de apoco empujando, no opuse resistencia, era tan lo relajada, dilatada que estaba que entro de inmediato, si bien el sexo anal no me gustaba mucho en esta ocasión lo estaba disfrutando, a eso le sumaba los besos en mi cuello, espalda, como me tocaba la tetas,  era tanto el placer que me hizo terminar nuevamente, lanzando unos gemidos convertidos en gritos y soltando una gran cantidad de liquido, pero aun no quería parar aunque estaba exhausta. Jose no paraba sus envestidas hasta en un momento que me dijo “putita mimi me estás mandando cortado” se puso sobre mí a la altura de mis pechos para ponerlo entremedio, donde dejo salir todo el semen que saltaba casi hasta mi cara, me dejo toda sucia de su semen, pero dicha situación me gustaba, cuando dejo de botar semen se acomodo sobre mi cara y me lo metió en la boca acompañado de un “límpiamelo putita” me tenia dominada, luego de chupárselo hasta los testículos le dije que me sacara una foto sucia, la cual tenía por intención enviársela a Claudio, después de todo ese momento, nos limpiamos, el me abraso por la espalda dejando todo su paquete entre mis cachetes, adoraba dormirme sintiendo eso y así no dormimos hasta el otro día.

Lo que sucedía luego, lo dejare para otra oportunidad para no extenderme mucho con este relato, que en verdad nunca pensé que tomara estos matices.

 

 

 

Archivos